Compartir
flecha

¿Tu hijo tiene poco apetito?

¿Tu hijo tiene poco apetito? Las porciones de los niños son diferentes, no tiene ciclos regulares de apetito, aprende dietas balanceadas que ayude a su salud

¿Tu hijo tiene poco apetito? Aprende que cantidad de comida necesita

icono
Junio 30, 2017

Una de las frases más comunes de los padres en consulta con el médico de familia  es “Mi hijo no come”. Pero esta preocupación pocas veces tiene que ver con el peso o el estado de salud del pequeño, generalmente se traduce en dos cosas:

  • Mi hijo no come tanto como comía antes.
  • Mi hijo no come lo que yo creo que debería comer.

A veces esperamos que un niño coma las cantidades que como padres creemos que son las apropiadas cuando en realidad son excesivas para lo que el niño necesita. Es importante que compruebes que las porciones que le sirves a tu hijo son adecuadas para su edad, aunque cada niño es diferente generalmente la cantidad adecuada de comida corresponde al puño cerrado del niño.

Al notar una disminución de apetito en un niño nos preocupamos inmediatamente, pues creemos que no se está alimentando bien y por lo tanto no crecerá, no se desarrollará correctamente y se pondrá enfermo. Debemos tener en cuenta que los ciclos del apetito en los niños nos son regulares, en algunos momentos tienen mayores necesidades calóricas que en otros, nunca debemos imponerle que coma más de lo que necesita y solo en casos extremos de inapetencia es necesario darle tratamiento médico.

En la nutrición de tus hijos solo tienes una responsabilidad, servir alimentos sanos y balanceados, es responsabilidad de tu hijo comer lo que desee y necesita de esos alimentos. No te sientas culpable de que tu hijo no coma porciones gigantes, tú preocúpate por ofrecerle una alimentación balanceada que él se encargará de pedírtela cuando la necesite.

Comer es un placer y desde pequeño tu hijo debe aprender esta premisa, te compartimos algunas recomendaciones para acabar con las batallas en la mesa y disfrutar de la comida junto a tu hijo:

  • Nunca fuerces a tu hijo a comer. Hay que respetar que coma cantidades pequeñas o que rechace algunos alimentos.
  • Nunca negocies con la comida. La comida no es ni un premio ni un castigo.
  • No lo “cucharees”. Aprovecha la curiosidad natural  que tienen tus hijos por empezar a comer solos y a su manera.
  • Calcula la cantidad de comida. Empieza dándole poco y si ves que termina esa porción, en la siguiente puedes darle un poco más.
  • Dale lo que quiera comer. Siempre y cuando no sea comida ‘chatarra’ ni golosinas, lo importante es que coma saludable y balanceado, no comer por comer.

Toma una actitud más relajada. No te preocupes por obligarlo a comer, preocúpate porque en tu casa siempre haya comida saludable y variada. Tu hijo estará bien y cuando tenga hambre la comerá.

Te puede interesar

Tu mascota y el humo del tabaco
Tu mascota y el humo del tabaco
Por una buena elección, lee las etiquetas. Cuida a tu familia
Por una buena elección, lee las etiquetas. Cuida a tu familia
¿Sabes alimentarte correctamente después de vacaciones? Entérate
¿Sabes alimentarte correctamente después de vacaciones? Entérate
Actividad física en familia, enseña a tus hijos una vida saludable
Actividad física en familia, enseña a tus hijos una vida saludable